Merengue

El merengue es un género musical bailable originado en la República Dominicana a finales del siglo XIX. Es muy popular en Hispanoamérica, donde es considerado, junto con la salsa, como uno de los grandes géneros musicales bailables que distinguen el gentilicio latinoamericano.

Anuncios

Salsa

Set de congas, instrumentos emblemáticos de la salsa. Nótese la presencia los herrajes de afinación o “llaves”, mejora introducida alrededor de 1940 y atribuida al músico Patato Valdes.

Salsa es el término comercial usado desde finales de los años 1960 para definir un género musical hispano, resultante de la síntesis del son cubano y otros géneros de música caribeña, con el jazz y otros rítmos estadounidenses. La salsa tiene variedades puertorriqueña, venezolana, dominicana, colombiana y de otros países de Latinoamérica.

Reggaeton

El reguetón se originó a partir de su predecesor el reggae en español. Después de este acontecimiento el reguetón se siguió manteniendo tal y como el reggae originario de Jamaica, con los mismos instrumentos y las mismas melodías de voz pero con diferentes letras. Mientras que en Puerto Rico se usaban beats de reggae sobre bases de rap pero con letras y composiciones diferentes.

Música Urbana

Música Urbana practicaba un jazz-rock, con aire mediterráneo y un tanto andalucista, muy particular. En la portada de su primer disco, para sugerir parte del trasfondo musical, se ve una pared que, desconchada, deja al descubierto pintados al fresco fragmentos de las partituras de “Las golondrinas”

Arte Urbano

El arte urbano siempre ha sido sinónimo de provocación, lucha anti-sistema, crítica social e inconformismo, muy pocos son los artistas que se limitan a hacer que los muros donde plasman sus obras sean símplemente más bonitos y buscan dar personalidad a cada fachada o pared que sellan con sus brochas y sprays.

La Música Romántica

La época romántica no fue ya un siglo de grandes composiciones vocales. Subsistieron todavía una serie de compositores a capella, exquisitos y refinados, como Mendelssohn y Brahms, que lograron efectos de armonía y cromatismo inconcebibles en el siglo XVI, que fue la edad florida del estilo a capella.